Sedis entrega más de 330 mil libras de arroz que serán distribuidas en municipios del Corredor Seco

Más de 330 mil libras de arroz fueron entregados por la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (Sedis), a través del ministro Reinaldo Sánchez a las autoridades de los departamentos de Francisco Morazán, Olancho y El Paraíso, para luego ser distribuidos a los habitantes en situación de pobreza.

El grano fue donado por el gobierno de la República de China (Taiwán), cuya embajadora Ingrid Ying-Whei Hsing, estuvo presente en la actividad.

“Quiero agradecer al gobierno de China Taiwán, un amigo permanente de Honduras quienes siempre están del lado de los que más necesitan y en los momentos más difíciles”, expresó Sánchez.

Al tiempo que hizo un llamado a “que todos tenemos que ser parte de este esfuerzo en prevenir y poner un granito de arena en el manejo del cambio climático pero también en contribuir, porque hay familias que pasan dificultades”.

Las raciones beneficiarán a más de 25,000 familias de los sectores con mayores índices de pobreza.

“Quiero ratificar que nuestro gobierno siempre está interesado en trabajar con el gobierno hondureño en muchas facetas como salud, educación y el tema de alimentación”, expresó la embajadora Ingrid Hsing.

El objetivo del proyecto es seguir beneficiando a los municipios más afectadores en el Corredor Seco de Honduras, para mitigar la situación de pobreza en que viven las familias.

El arroz es parte del programa de “Asistencia Alimentaria en el Corredor Seco de Honduras” que fue gestionado por la Sedis, a través de la Dirección de Cooperación Externa.

China (Taiwán), hizo la entrega de 20 contenedores que equivalen a 880 mil libras del grano y beneficiará a los sectores donde los índices de desnutrición son más elevados, así como los priorizados en el Corredor Seco que comprenden alrededor de 90 municipios.

La entrega se hará de acuerdo a la priorización que sea realizada por las autoridades en los diferentes departamentos.

La Sedis reitera el compromiso de seguir trabajando por la gente más pobre y que sufren dificultades por las sequias y otros fenómenos climatológicos que afectan tanto el desarrollo como la esperanza de las familias.