Skip to main content

Plan de reactivación económica atenderá las emergencias por Covid19 y estragos de Eta

Plan de reactivación económica atenderá las emergencias por Covid19 y estragos de Eta

El plan de reactivación económica que ejecuta el Gobierno atenderá las dos emergencias que enfrenta el país, una por la pandemia de covid-19 y la otra por los estragos que ha dejado la tormenta Eta, mediante la construcción y reparación de viviendas, infraestructura vial y financiamiento para los pequeños y medianos negocios, señaló hoy el presidente Juan Orlando Hernández.

En cadena nacional de radio y televisión, el mandatario recalcó que no están solos los hondureños que perdieron sus viviendas y pertenencias y que hoy son rescatados por cuerpos de socorro como bomberos, Copeco, policías, militares y voluntarios.

Hernández resaltó que "continuamos con las tareas de rescate hasta que evacuemos y asistamos al último de nuestros hermanos; las tareas de limpieza, atenciones de salud y bioseguridad, manejo de albergues, de entrega de comida caliente, bolsas de alimentos para personas que no están en los albergues, limpieza de las viviendas afectadas por medio de entregas de paquetes con implementos de aseo, de saneamiento para casas y personas además de entrega de paquetes solidarios familiares para los que lo han perdido todo".

"Hoy es tiempo de Honduras, nada más que de Honduras", subrayó el gobernante.

A continuación, el texto de mensaje del presidente de la República, Juan Orlando Hernández:

Compatriota:

Honduras vive la peor de las crisis que hemos enfrentado en nuestra historia moderna, dos eventos que amenazan nuestra vida y nuestra economía, el covid y los efectos devastadores que Eta ha dejado en varias zonas del país.

Desde el miércoles pasado Honduras vive un hecho sin precedentes en nuestra historia, dos emergencias, dos alertas rojas al mismo tiempo.

La devastación que ha dejado Eta se suma al luto, dolor e impotencia que el virus nos ha dejado, la impotencia de ver cómo familias enteras pierden el trabajo de toda una vida, su patrimonio, ver cómo cosechas, las mejores en muchos años, son arrastradas por las corrientes de agua, ver cómo el dinero de los contribuyentes se desliza destruyendo parte del mejor sistema carretero que hemos venido construyendo en la historia, ver cómo grandes empresas generadoras de cientos de miles de empleos son nuevamente golpeadas por otra crisis.

Definitivamente que llevamos un 2020 muy difícil, un año para no olvidar jamás y no podremos olvidarlo por el daño que trajo, pero también por lo bueno que sacó de cada uno de nosotros, porque en cada hondureño este país encontró un héroe, un héroe que se puso una mascarilla, que guardó la distancia, que respetó la cuarentena, que dio la mano a alguien que lo perdió todo, que dio las palabras de aliento en el momento que se necesitaba, que no le importó incluso dar su vida por salvar la de los demás.

Ese es el vaso medio lleno que podemos ver en esta difícil, difícil situación que vivimos... que los hondureños nos tenemos los unos a los otros.

Y es por eso que nos vamos a levantar, es por eso que vamos a salir adelante, porque el espíritu del hondureño es inquebrantable y ante las peores pruebas siempre salimos victoriosos...lloraremos nuestras pérdidas, nuestros muertos, y por ellos, precisamente por ellos, es que renaceremos unidos y con más fuerza.

No será una tarea fácil, hemos perdido mucho, pero unidos podremos lograrlo, trabajando duro, en equipo, sin bajar los brazos y la guardia, porque el agua se retirará, pero el covid no; este se puede reactivar más fuerte aún, y es nuestra responsabilidad hacer el máximo esfuerzo por seguir cuidándonos.

Y para los que han perdido todo en este desastre les enviamos este mensaje de solidaridad: ¡no están solos!

Porque cuando decimos "no están solos" es porque continuamos con las tareas de rescate hasta que evacuemos y asistamos al último de nuestros hermanos; las tareas de limpieza, atenciones de salud y bioseguridad, manejo de albergues, de entrega de comida caliente, bolsas de alimentos para personas que no están en los albergues, limpieza de las viviendas afectadas por medio de entregas de paquetes con implementos de aseo, de saneamiento para casas y personas, además de entrega de paquetes solidarios familiares para los que lo han perdido todo.

Todo el plan de reactivación económica que veníamos implementando contra la pandemia lo estructuramos para atender los efectos de la tormenta, gestionando fondos con organismos internacionales, haciendo acuerdos con la banca nacional para inyectar recursos frescos, tanto propios del Estado como créditos, de los cuales somos objeto por el buen manejo de las finanzas que hemos tenido en los últimos 6 años.

El programa Vida Mejor apoyará la construcción y reconstrucción de viviendas a miles de familias damnificadas, así como también se reactivará el programa de vivienda El Sueño de ser Dueño con créditos blandos para familias de clase media a través de Banhprovi, quien también continuará con su apoyo a la producción, procesamiento y comercialización de alimentos.

Agradezco a los productores del agro porque durante esta pandemia han demostrado que sí se puede; en 5 años lo hemos logrado y esta vez duplicando esfuerzos para rescatar las terribles pérdidas que se han tenido.

De la mano con el sector de la construcción junto a las instituciones de Gobierno y las Fuerzas Armadas trabajamos en la rehabilitación de carreteras que han sido afectadas y su posterior reparación definitiva, así como continuar con el plan de consolidar el mejor sistema carretero de la región.

Recordamos a la banca que ahora más que nunca se necesita la readecuación de los créditos ya pactados para la reactivación de todos los sectores, para implementar los beneficios de los fondos de garantía.

También trabajamos con bancos como el BID, BM, BCIE para acceso a fondos frescos y accesar también a los Fondos Verdes, considerando que Honduras, Myanmar y Puerto Rico somos los países más afectados del mundo por fenómenos climáticos extremos.

Hermanos hondureños: sé que tenemos el alma triste y que aunque muchas veces con un nudo en la garganta tengamos que seguir adelante... ese... es mi compromiso con ustedes, con todos los hondureños, tanto de los que nos apoyan como de los que nos adversan.

Y a los que nos adversan hago un llamado: no es momento de aprovecharse del dolor y de la pena que nos deja Eta y el covid-19. No debemos permitir que oportunistas que no hacen más que levantar el dedo acusador, noticias falsas que generan pánico e inseguridad, sin importar que esto aumenta el dolor, la ansiedad y el sufrimiento de los compatriotas víctimas de estas tragedias.

No sigan dañando al país, respeten el dolor. Entendamos que este país es de todos y los pueblos que han logrado superar las crisis han entendido que en los momentos más difíciles hay que estar unidos; así se demuestra el amor a la patria y el respeto al prójimo.

Hoy es tiempo de Honduras, nada más que de Honduras.

Este es el momento más duro que le ha tocado vivir a nuestra generación y gestionar a nuestro Gobierno, por dos eventos catastróficos externos, que generan crisis como la pandemia, que ha afectado a todos los países del mundo, incluso a países con sistemas de salud avanzados, y ahora Eta, que ha golpeado también gravemente a países como Guatemala y Nicaragua, entre otros, y sigue su camino.

Pero, como en otras ocasiones, nunca, ni un solo día, dejaremos de trabajar al máximo para realizar el trabajo para el que me eligieron, y entregar así en 2022,un país en franca recuperación y mejoría, con la dirección que traíamos antes que estas crisis nos golpearan.

Quiero agradecer a todos y cada uno de los bomberos, policías, personal médico, militares, Copeco, Guías de Familia, personal civil con un corazón enorme para el voluntariado, a los pueblos que nos han apoyado. Su servidor está en deuda con todos ustedes... el país entero está en deuda y se los agradecerá eternamente.

Les recuerdo que la peor tragedia en la vida de la República, que ha dejado luto, dolor y grave impactos económicos es haber tenido una tasa de casi 90 homicidios por cada 100.000 habitantes, debido a la violencia, pero lo enfrentamos, así como enfrentaremos y superaremos esta.

Los libros de historia de Honduras marcarán este año como el año en el que los hondureños se unieron para construir un mejor país.

¡Que Dios bendiga a Honduras!

categoria
back to top